jueves, 10 de noviembre de 2016

Presentación Vientos de tormenta

¡Hola a todos!

Mañana es un día muy especial. Será la presentación de la segunda parte de Gálora: Vientos de tormenta. Me acompañará Alba López Paredes, la autora de la saga de Nándidor. Te esperamos con sorteos de varios regalos, entrevistas, booktrailer en exclusiva y algunas cosillas más. ¡No faltes!


En la segunda planta, en la sala polivalente, Gálora te está esperando ;)

miércoles, 14 de septiembre de 2016

¿Cuál será el próximo rostro de Gálora - Ojos de fuego?

Cuatro años han pasado desde que conocisteis a Gálora perdida en una tormenta, exiliada de su mundo herida y maltrecha. Fue el mismo día en que Barlan el Maldito se cruzó en su camino, en vuestro camino... 
Queridos lectores, se acerca el momento en que volveréis a encontraros con los protagonistas de la saga fantástica Gálora.

¿Cómo aparecerá esta vez? La primera edición de Gálora fue una autopublicación muy pequeña, cuya portada fue diseñada por Rocío González Calderón. Se basó en el waiyí (la bendición de las guevas que llevan en el rostro). Las enredaderas envolvían el tronco de un árbol y en el centro, una oquedad que parecía ocultar un secreto...
La segunda portada la diseñó Carlos L. García Aranda, editor de Alberto Santos Editor. Desde el primer momento pensamos que Gálora tenía que aparecer mirando de frente al espectador, a los ojos, desafiante y atrevida, tal y como ella es. Una fuerza salvaje de la naturaleza que no le teme a nada.
¿Cómo será la próxima portada que dé rostro a la primera parte de Gálora? De momento os adelanto que ha sido diseñada por Javier Borrón, el mismo ilustrador que realizó las fantásticas ilustraciones de Más allá del negro
Muy pronto, con vosotros la continuación...

lunes, 25 de abril de 2016

Un nuevo camino. Paso 1: soñar

No hay certeza más grande en esta vida que saber que no hay nada cierto en esta vida. Cada momento es único y cada experiencia vivida nos cambia, nos erosiona como las olas pulen con perseverancia las piedras del mar.
Por regla general soy una persona reservada de su vida personal a la hora de publicar noticias en mis redes, las cuales considero que están más enfocadas a mi perfil de autora/editora. No por nada, sino porque en general, yo también soy reservada personalmente. Sin embargo, esta entrada es inevitablemente tan profesional como personal.
Como todos sabéis, Alberto Santos Editor ha sido mi editor durante estos cuatro años, publicando dos de mis libros: Gálora - Ojos de fuego y Más allá del negro. Acabo de terminar la segunda parte de Gálora, que se llamará Vientos de tormenta y como suele ocurrirme cada vez que finalizo un libro, mi mundo se desmorona.
Es difícil describir la ausencia que se siente cuando tu libro está terminado. Estás tan feliz como vacío. Lloras. Lloras y no sabes porqué. Si de alegría o de tristeza, porque has conseguido lo que querías y porque tu libro ya dejará de ser solo tuyo para adentrarse en la imaginación de otros.
Personalmente, tardo meses en recobrarme de ese golpe. Paso de estar todo el día trabajando en algo a no querer hacer absolutamente nada. Me invade la apatía y me dejo flotar en la ausencia.
Este periodo no suele durar mucho pero mientras me siento así, no puedo evitar reflexionar sobre todo y nada. Me cuestiono mi vida, mis sueños, mi futuro, si estoy haciendo lo que tengo que hacer para alcanzar lo que quiero, qué es lo que quiero y qué estoy dispuesta a hacer para conseguirlo.
Así pues, cuando terminé la segunda parte de Gálora, no es de extrañar que me levantase una mañana con la decisión firme y resolutiva de que había llegado el momento de autoeditar. ¿No os lo esperabais? Yo tampoco.
Les agradezco su comprensión tanto a Alberto Santos como a Carlos García-Aranda, quienes han sido mis editores durante mis primeros pasos como autora. Gracias a ellos he crecido como persona y como escritora. Y tal y como les dije, la consecuencia que me ha llevado a tomar esta decisión ha sido en parte consecuencia de ello. La persona que yo era hace cuatro años cuando me estrenaba como autora novel, no es la misma que está escribiendo estas líneas.
La idea de iniciar un camino más vinculado con la "edición" hace tiempo que germinó en mí cuando realicé la primera autoedición de Gálora. Aprendes tantas cosas sobre el mundo editorial..., sobre los libros, sobre maquetación, corrección... Nunca dejas de aprender y es algo que me fascina. Realmente tengo ganas de hacerlo. Editar mi libro, superar obstáculos, iniciar un nuevo camino. Y el primer paso, es soñar.

lunes, 11 de abril de 2016

Reseña de Más allá del negro en la Biblioteca de Lisbeth

Hoy me encuentro con una grata sorpresa gracias a esta youtuber. En su canal, la Biblioteca de Lisbeth, encontrareis interesantes reseñas de una gran variedad de libros.

Por mi parte, quería compartiros el vídeo en el que ha hecho reseña de mi novela Más allá del negro, pero igualmente os recomiendo echarle un ojo a su canal, no tiene desperdicio.

Recomendado para lectores de entre 16 y 20 años como literatura fantástica juvenil, Mari comenta que: 

"Es una reflexión y un relato muy interesante sobre los sueños y lo que la sociedad espera de nosotros. Cómo muchas veces nos intentan cortar las alas y no nos dejan seguir nuestros sueños. Es un relato muy interesante sobre seguir los sueños y no dejar que nunca, nunca, nadie te diga lo que tienes que hacer, cómo lo tienes que hacer y cómo tienes que ser".


Muchas gracias Mari por tus palabras, por dedicarle tu tiempo a leer mi libro y por ser una enamorada de la literatura.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Lecturas 2015

Desde el 2009 registro todos los libros que leo a lo largo del año. Me sirve como referencia para hacerme a una idea del ritmo de lectura que he tenido. Este año estoy muy contenta pues he conseguido batir mi récord en 27 libros (sin contar cómics). Aunque desde que leí que Stephen King lee más de 80 libros al año, nunca me parecen suficientes.


Intento ser siempre variada. No leer constantemente el mismo género, ni tampoco las últimas novedades recién publicadas. Me gusta leer clásicos, sean del género que sean. Aunque también considero que es importante leer nuevos autores. Como podréis ver, este año he conseguido repartirlo bastante. ¿Qué opináis? ¿Alguno os llama la atención? :)

Novelas

La Fundación, de Isaac Asimov
Kafka en la orilla, de Haruki Murakami
Siddartha, de Herman Hesse
Cumbres borrascosas, de Emily Brönte
Don Quijote de la Mancha. Parte I, de Miguel de Cervantes
Más allá del negro, de Lourdes T. Castillo
¿De qué están hechos los sueños?, de Házael González
El misterio de la fórmula robada, de Israel Campos
La curva de tu sonrisa, de Alex Von Karma
Valentina y el afinador de pianos, de Patricia García Sánchez
Península Z, de Javier Lacomba
La casa de las cruces, de David Halegua
Remiendos del pasado, de Marta Sebastián
El salto de Trafalgar, de Ernesto Rodríguez
La niña de cristal, de Iria López
Las aventuras de Sir Wilfredo, de Javier Fernández Jiménez
El mar llegaba hasta aquí, de Alex Pler
Coburn, de Pablo García
El último libro de Emma Olsen, de Beatriz Dávila
Amagi, de Sagar Prakash Khatnani
Helarte de amar, de Fernando Iwasaki
¡Ay, qué tontos estamos!, varios autores
Amor y gin-tonics, de María José Vela
Nándidor. Regreso a casa, de Alba López Paredes
Las fabulosas aventuras de Kiso Maravillas. La profecía de Gaia, de Isabel de Navasqüés y de Urquijo

Cómics/Manga

The Sandman. Volumen III, de Neil Gaiman
Junjo Romantica del Volumen I al V, de Shungiku Nakamura
Akira del Volumen I al VIII, de Katsuhiro Otomo

lunes, 22 de febrero de 2016

¿Por qué leer literatura fantástica?

Hará un año me apunté a un curso de escritura que se llama “Técnicas narrativas para la novela”. Digamos que no es lo que me esperaba, pero como de todo se puede aprender, he descubierto algo que ya intuía pero que no sabía que era tan evidente. Y es que, al parecer, la literatura fantástica no está considerada “literatura de verdad”. Será que es de mentira…
Dentro del círculo literario existe inexplicablemente un elitismo increíble hacia la literatura fantástica (donde incluyo la temática de terror, ciencia ficción y romántica, por supuesto). Es algo que no se dice en voz alta pero que se refleja en que, por ejemplo, entre la larga lista de libros que nos han asignado a leer, ninguno pertenece a estos géneros. Es más, mi profesora nunca se ha leído Harry Potter.
He buscado la definición de “literatura” según la RAE. Significa: arte que emplea como medio de expresión una lengua. Creo que esto deja abierto totalmente el campo a cualquier tema. Así pues, ¿de dónde surge el rechazo a estas temáticas? ¿Os imagináis un mundo sin un Tolkien que hubiese escrito “El señor de los anillos”? ¿O sin un Edgar Allan Poe? ¿Sin Philiph K. Dick? ¿Sin Daniel Steel? ¡Y cuántos autores más!

Quizás para los entendidos, estos autores no sean narrativamente unos grandes genios de la literatura pero lo que es innegable es que serán recordados siempre. ¿Por qué? Porque han llegado a los lectores.

martes, 9 de febrero de 2016

La página en blanco

Es ya un tema tratado en más de una ocasión, el llamado "miedo a la página en blanco", cuando un escritor se siente bloqueado para escribir. Dicen que sufre un bloqueo creativo, amedrentado por la planificación que supone una obra, el trabajo que representa y cumplir con las expectativas.
Personalmente, nunca he sufrido este miedo y no creo que lo vaya a sufrir nunca. No porque no tenga miedos, que los tengo como cualquier otro autor cuando su obra va a estar expuesta a la crítica, sino porque cuando yo me siento frente a la hoja en blanco, no pienso en escribir un libro, solo pienso en escribir
En más de una ocasión me han contactado personas que tienen la intención de escribir un libro y que se han sentido bloqueadas. Me han consultado si yo había pasado por lo mismo y qué podía aconsejarles. Es por ellos que estoy escribiendo esta entrada, para poder ofrecerles mi humilde experiencia, que no es ni mejor ni peor que cualquier otra. Es sencillamente mi experiencia y lo que a mí me ha servido.
El proceso de escribir yo lo veo de la siguiente manera: sentarse delante de un teclado y escribir un libro de 500 páginas es imposible. Es así. Y lo digo yo que Gálora Ojos de fuego, mi primer libro, tiene 574 páginas. No se puede escribir en una tarde Cien años de soledad. Un escritor se sienta delante de un teclado (cuaderno para quienes lo prefieran) y escribe primero una frase, luego un párrafo, un capítulo y cuando se quiere dar cuenta, descubre que ha escrito un libro. ¿Percibís la diferencia?